¿De quién heredaste este gran talento?

Para responder esta pregunta empezaré definiendo lo que significa “talento”:

-Capacidad intelectual o habilidad que tiene una persona para aprender las cosas con facilidad o para desarrollar con mucha habilidad una actividad.

Ahora definiré el significado de “heredar”:

-Recibir de padres o ascendientes algunas características genéticas físicas o relativas a su carácter y modo de ser.
“heredó la belleza de su madre; ha heredado el humor del abuelo”

Bien dicho esto concluiría que el talento se lo hereda de una persona exclusivamente, pero en mi caso no creo que fue así. Si ponemos al “talento” dentro de un contexto de éxito diría que se necesitaría de mas de uno y de alguna u otra forma se complementarían mutuamente. Mi padre ha sido y será por siempre un artista ecuatoriano con habilidades extraordinarias y dones especiales en cuanto a su gusto por el color, la pintura y las historias. Su sentido del humor es sarcástico y muy inteligente pero su manera de ver su profesión y pasión no es de una manera de explotación sino de vida, no busca ansiosamente el dinero ni riquezas porque para el los sentimientos son prioritarios. Mi madre por otro lado, ha sido asesora de belleza desde hace muchos años atrás y su amor por lo que hace también a sido destacable, siempre se ha caracterizado por ser una mujer emprendedora, astuta en los negocios, luchadora y valiente. Entrega siempre absolutamente todo por sus hijos y buscar el éxito incansablemente pero es fiel a la creencia que puede obtenerse sin dejar de lado la unión familiar; es decir, sin tampoco retirarle prioridad a los sentimientos.

Tuve mucha dicha de contar con una genética increíble por parte de mi papa, un gusto exquisito por las imágenes, el arte y el talento que me atrevería a decir corre por mis venas, pero como todo talento, hay que desarrollarlo, trabajarlo, dedicarle tiempo y esfuerzo, entonces ahí es donde entra mi madre, ella me enseño a perseverar, a luchar y no desfallecer por alcanzar mi sueños, me ha apoyado sin dudar un solo segundo de mi decisión de cada oportunidad que he decidido tomar, ha confiado en mi. Gracias a su palabras, apoyo moral y económico me encuentro donde estoy ahora, convertí el don con el que nací por la gracia de la genética en un verdadero talento.

Así, de esa manera, fue que recibí esta habilidad, no fue un regalo en su totalidad porque requirió esfuerzo y meses de desvelos para conseguirlo pero estoy contento de tenerlo. Sigo día a día en la lucha por seguir mejorando, aprendiendo y manteniendo los valores que aprendí de mi hogar.

Heredé mi talento de dos personas que no son perfectas, pero que tuvieron que ver con la creación de él, a mi padre y madre les doy las gracias por haber dado lo que pudieron de ellos para ser lo que soy y por hacerme llegar disfrutar de lo que vivo ahora.